Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


La Piel Senil volver

Imprimir Enviar a un amigo

Con el paso de los siglos y en especial en el siglo XIX, con el paso de los años, ha ido aumentado la esperanza de vida de las personas en los países de nuestro entorno y en consecuencia también lo han hecho las consultas sobre patología cutánea relacionadas directamente con la edad y el aspecto físico. La imagen preocupa cada día más y se intenta retrasar al máximo el momento de tener una piel senil.

Como también se puede comprobar en esta misma sección en los artículos donde se explican el proceso fisiopatológico del envejecimiento y del fotoenvejecimiento, que no es más que añadir al envejecimiento cronológico el producido por el sol y otros agentes físicos. En este articulo, sólo vamos a hablar sobre la patología cutánea relacionada directamente con el paso del tiempo.

La sequedad cutánea generalizada afecta, por lo menos, al 75% de las personas mayores de 75 años y es la causa más frecuente de prurito sin lesiones cutáneas llamativas. Se observa una piel áspera debido a una alteración del manto ácido, escamosa, seca, incluso fisurada en algunos casos, permitiendo así el paso de irritantes ambientales.

Suele apreciarse en primer lugar en las extremidades inferiores y progresa, posteriormente, por el resto de la superficie corporal. Es muy frecuente que empeore por la noche, después de baños calientes, por cambios de temperatura, por una disminución de la humedad ambiental o a causa de sustancias detergentes con alto poder desengrasante.

La xerosis o piel seca también se debe a una disminución de sebo, ya que menguan los andrógenos gonadales y adrenales. Asimismo, las glándulas sudoríparas decrecen en número y el estrato córneo tiene menor cantidad de agua.

Estos cambios que se dan en nuestra piel con el paso de los años son causa de prurito; sin embargo, no podemos atribuirlo a la edad sin haber descartado enfermedad hepatobiliar, insuficiencia renal crónica, enfermedades tiroideas y diabetes como causas más frecuentes de prurito orgánico.

La malnutrición es frecuente en geriatría; su incidencia varía entre el 33 y el 67% de la población, especialmente entre las personas que están ingresadas en asilos. Los problemas nutricionales pueden ser debidos a una alteración en la dieta, en la absorción de los alimentos o a una alteración en el metabolismo de los elementos nutrientes.

En la ancianidad las necesidades de ingesta calórica se ven reducidas en un 30%, pero no así los requerimientos en la dieta diaria de ciertas sustancias, así, por ejemplo, necesitan proteínas y calcio igual que individuos más jóvenes.

Las alteraciones debidas a la ingesta inadecuada se observan especialmente en personas que viven solas, en estratos pobres de la sociedad, en pacientes alcohólicos, en personas con dietas obsesivas o enfermedades crónicas.

El déficit de vitamina A provoca piel seca, mientras que el de vitamina C (escorbuto) se asocia a hiperqueratosis folicular, hemorragias, encías friables y cicatrización retardada. Por otra parte, el déficit de vitamina B12 o cianocobalamina cursa con máculas hiperpigmentadas y lengua aframbuesada; el déficit de biotina (vitamina H) provoca xerosis, dermatitis intertriginosa y periorifícial; el de riboflavina o vitamina B2 da lugar a estomatitis angular, queilitis, glositis, dermatitis seborreica y escrotal y el déficit de piridoxina o vitamina B6 causa dermatitis seborreica, erosiones orales y estomatitis angular.

También se pueden encontrar alteraciones metabólicas por la interacción de ciertas enfermedades hepáticas y medicamentos.

Luego, si queremos mantener la piel en buen estado no sólo se debe cuidar la higiene, hidratar la piel y prevenir el fotoenvejecimiento con fotoprotectores adecuados, sino que es muy importante tener presente la medicación que recibe el anciano y sobre todo la dieta.

En el caso que sufra alguna enfermedad metabólica debería ser controlada por un especialista en dietética.

El tratamiento corporal específico para piel seca o xerosis requiere de productos emolientes e hidratantes.

Entre los más utilizados se encuentra la urea, formulada para estos casos al 10%, ya que estas situaciones obligan a un efecto rehidratante intenso junto a tomar medidas que eviten la pérdida de agua disponible de la piel, como son los baños con agua no muy caliente y sustancias jabonosas no muy detersivas para que no deslipidicen la superficie delicada de la piel xerótica.

En las Oficinas de Farmacia puede encontrar multitud de productos hidratantes, dentro de los cuales, nuestra recomendación son:

· Ureadin Loción 10%
· Xeramance Fluido emoliente e hidratante
· Vichy NutriExtra
· Bepanthol Hidro y Lipo Loción

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda