Publicidad
Publicidad - Acceda a nuestra Parafarmacia


El Mioma Uterino I volver

Imprimir Enviar a un amigo

Los miomas son tumoraciones del útero constituidas fundamentalmente por fibras musculares lisas sobre un estroma conjuntivo en cantidades más ó menos variables.

Las cifras sobre su frecuencia varían notablemente quizá porque en muchas ocasiones son asintomáticos.

Podemos decir que se trata de uno de los tumores benignos más frecuentes del aparato genital y probablemente el que con más frecuencia aparece en la especie humana.

Por término medio su frecuencia se estima entre un 15 y un 20 %, si bien en la consulta ginecológica es de un 3 a un 5 %. Su frecuencia varía con la edad, es muy raro antes de los 20 años y excepcional antes de la pubertad. En cambio , un 80-90 % de ellos se diagnostican entre los treinta y cincuenta años de edad. Tras la aparición de la menopausia el mioma disminuye su frecuencia y crecimiento. También son más frecuentes en nulíparas e infértiles.

¿Por qué se producen? ¿Son hereditarios?

Se discute la importancia de los factores hereditarios, constitucionales y raciales en el desarrollo de los miomas.
Se ha podido ver relación en mujeres con tendencia a la obesidad, la hipertensión, y a los trastornos neurovegetativos, aunque ésta opinión no es compartida por todos los autores.

Los factores endocrinos sí están demostrados que incidan en la formación del mioma. Se piensa que un exceso de estrógenos favorecería el desarrollo del mioma.

¿Qué síntomas producen?

Un gran número de ellos, incluso voluminosos , no producen síntomas. Son un hallazgo casual en la exploración rutinaria por otras causas.

Los síntomas más frecuentes son alteraciones menstruales, dolores abdominales por compresión, secreciones a través de vagina, y molestias abdominales inespecíficas.

En ocasiones, y según la localización del mioma pueden llegar a producir molestias urinarias, con dolor a la micción, aumento del numero de éstas, etc por compresión de le vejiga.

El mioma puede sufrir proceso de necrosis, se reblandece, y comienza a hacerse doloroso. Al mismo tiempo suele aparecer fiebre si es que existe una infección en relación con la necrosis. Es signo de alarma y debe acudir al médico.

Otra complicación puede ser que el mioma sufra un proceso de torsión de su pedículo, suele darse en tumores con un volumen suficiente que les permita girar sobre el pedículo.

Tipos de miomas

Según la localización los miomas podemos clasificarlos en miomas intramusculares, subserosos y submucosos.

Los miomas a lo largo del tiempo pueden sufrir fenómenos de degeneración, apareciendo en su interior formaciones quísticas con líquido en su interior, pueden llegar a calcificarse, preferentemente en los aparecidos en la menopausia.

En algunas ocasiones los miomas pueden llegar a infectarse, generalmente esto ocurre en los casos de aborto, parto y legrados.

Los miomas pueden convertirse en tumores malignos en un 0.5-1 % de los casos.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda