Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


Tratamiento y Prevención volver

Imprimir Enviar a un amigo

El Tratamiento de la Apoplejía



¿Cuándo hay que consultar al médico?

Es necesario acudir inmediatamente al médico tanto en caso de coma, como en casos aparentemente menos graves, en los que los síntomas van remitiendo progresivamente sin tratamiento alguno.

¿Qué hace el médico?

Ante casos graves en los que el paciente ha entrado en coma, el médico dispone lo necesario para su hospitalización inmediata en el servicio de reanimación o en la unidad de cuidados intensivos.

En el resto de los casos, sigue siendo necesaria la hospitalización para realizar los exámenes clínicos pertinentes: un examen cardiovascular y neurológico completo, además del correspondiente análisis de sangre. En determinados casos, el médico puede considerar necesario realizar un electroencefalograma, un TAC, una angiografía o una arteriografía cerebral, un electrocardiograma, un Doppler de las arterias u otras pruebas más específicas.

¿Cuál es la terapia para la apoplejía?

En la fase de reanimación se aplica un tratamiento de urgencia, es decir, se controla la presión arterial, el equilibrio hidrosalino y la coagulación. Al mismo tiempo, se intenta reducir la presión en el cerebro y detener la hemorragia.

La segunda etapa del tratamiento comienza una vez determinadas las causas de la apoplejía gracias a los resultados de los análisis. Las medidas que se adoptan no son las mismas en el caso de una hemorragia producida por la rotura de una arteria, por ejemplo, que en el de una obstrucción debida a un coágulo de sangre.

Deberán administrarse los fármacos adecuados para mejorar el riego sanguíneo en el cerebro y para nutrir sus células.

En ocasiones es necesaria la intervención quirúrgica, como sucede en el caso de las apoplejías producidas por la rotura de un vaso como consecuencia de un aneurisma, por la presencia de un hematoma causado por un traumatismo craneal o por la obturación de una arteria carótida. Las apoplejías debidas a problemas cardíacos requieren un tratamiento específico. Para que sea posible recuperar, las funciones afectadas, como pueden ser el habla y la movilidad, es de vital importancia iniciar los ejercicios de rehabilitación lo antes posible.

¿Qué debe hacer el afectado?

Es imprescindible que el afectado realice los ejercicios de rehabilitación con regularidad y constancia para recuperar lo antes posible las funciones afectadas.

Asimismo, deberá mostrar una actitud positiva y luchar contra el desánimo.

Las personas allegadas al afectado desempeñan un papel muy importante en su recuperación.

La Prevención de la Apoplejía

Es de suma importancia tratar de evitar todos los factores que aumentan el riesgo de la arteriosclerosis, es decir, la hipertensión, el tabaco y el exceso de colesterol en la sangre.

Los Síntomas de la Apoplejía
  • Trastornos de la motricidad, particularmente acusados en el rostro o en los miembros.
  • Trastornos sensitivos.
  • Trastornos sensoriales, particularmente acusados en la vista.
  • Trastornos cognitivos (del estado de consciencia).

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda