Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


La Vision volver

Imprimir Enviar a un amigo

Antioxidantes


Los antioxidantes son sustancias con capacidad para neutralizar a los radicales libres, evitando la oxidación y el daño de tejidos.
Nuestro organismo está dotado de un sistema de defensa antioxidante natural. Este sistema está compuesto básicamente de dos tipos de moléculas: las enzimas y los nutrientes antioxidantes.

Enzimas antioxidantes

Las enzimas o proteínas con acción antioxidante son:

  • La superóxido dismutasa
  • La catalasa
  • La glutatión peroxidasa

El selenio forma parte íntegramente de la estructura de la glutatión peroxidasa y el manganeso forma parte de la superóxido dismutasa.

Nutrientes antioxidantes

Los nutrientes con capacidad antioxidante más importante son las vitaminas A, E y C, capaces de neutralizar los radicales libres, estabilizándolos.

La Vitamina C o Ácido Ascórbico

La mayoría de las especies animales sintetizan vitamina C. Tan solo la cobaya, la trucha, el murciélago, la marmota, el ruiseñor de cola roja, así como nosotros mismos somos incapaces de sintetizarla, y necesitamos tomarla a través de la dieta.

Se encuentra sobre todo en los vegetales frescos, grosellas, fresas y cítricos. Los frutos secos no contienen vitamina C. También existe vitamina C en la leche y las carnes, siempre que no intervengan procesos de almacenamiento, cocción u otros tipos de procesos.

La vitamina C es fundamental para mantener la estructura normal del tejido intercelular conectivo (tejido conjuntivo, cartilaginoso, óseo y dentario).

La carencia de esta vitamina produce una enfermedad escorbuto, que se caracteriza por una lesión generalizada de estos tejidos.
La oxidación de la vitamina C es acelerada por la presencia del cobre. Por ello, los alimentos preparados o conservados en recipientes de cobre pierden rápidamente su vitamina C.

La oxidación del ácido ascórbico supone prácticamente su inactivación. Al tratarse de una vitamina hidrosoluble, se la considera el antioxidante más importante a nivel extracelular. Es un importante agente reductor que cede fácilmente H2.
La recomendación diaria de vitamina C no está clara y es de 60 mg/día en EE.UU. sin embargo en el Reino Unido se recomienda la mitad.

Se encuentran altas concentraciones a nivel ocular.

La Vitamina E o Alfatocoferol

De las ocho formas de tocoferol, la alfatocoferol es la que posee mayor actividad biológica. Las fuentes más ricas de vitamina E son los frutos secos, aceites vegetales, margarina, hortalizas, verduras y cereales. Es un potente antioxidante (uno de los más potentes antioxidantes in vitro y el más importante que se encuentra en la circulación sanguínea), capaz de neutralizar o secuestrar los radicales libres. Reacciona con los radicales peroxilo, impidiendo que se formen así nuevos radicales, y limitando la reacción en cadena.

Se trata de una vitamina liposoluble. Por ello, es activa en las membranas celulares, evitando la lipoperoxidación. Interviene también en los siguientes procesos: estabilización de membranas, agregación plaquetaria, hemólisis y ciertas actividades enzimáticas.
La recomendación diaria (IDR) es de 10 mg/día.

La Vitamina A o Retinol (Los Carotenoides)

Los carotenoides son pigmentos que proporcionan color amarillo, anaranjado y rojo a un gran número de vegetales. Sin embargo los animales son incapaces de sintetizar carotenoides y deben incorporarlo por la dieta.

No todos los carotenoides son precursores de la vitamina A. Podemos dividirlos en dos grupos: provitamínicos y no provitamínicos. Existen hasta 50-60 provitamínicos, destacando sobre todo los beta, alfa y gamma carotenos.

Las fuentes de los carotenoides son las hojas externas de los vegetales, hortalizas, verduras, frutas amarillas y anaranjadas (tomate, zanahoria, sandía, albaricoque, manzana, cereza, plátano, etc.).

Los carotenoides poseen capacidad para actuar como agentes fotoprotectores frente a los efectos perjudiciales de la luz y como antioxidantes. No todos los carotenoides provitamínicos tienen capacidad antioxidante.

Los que gozan de capacidad antioxidante son el betacaroteno y el alfacaroteno entre otros.

La IDR de vitamina A es de 1000 ug.

El Estrés Oxidativo

En condiciones normales se mantiene un equilibrio entre la producción de radicales libres y la destoxificación (o eliminación) de las formas reactivas del oxígeno. Cuando las fuentes de radicales libres son superiores a la defensa antioxidante del organismo, estamos ante lo que se denomina estrés oxidativo, es decir, un desequilibrio entre la formación de radicales libres y la defensa antioxidante.

En determinadas situaciones, y entre ellas se incluye en envejecimiento, se produce una pérdida de este equilibrio predominando la acción oxidativa de los radicales libres.

Las situaciones en que se ven alteradas nuestras defensas antioxidantes son: enfermedad, envejecimiento y estados carenciales o desnutrición.

Todas estas situaciones favorecen un estrés oxidativo, en el que predomina la agresión oxidativa de los radicales libres frente a una defensa antioxidante, diezmada.

Las estructuras que dañan los radicales libres son:

  • Lípidos (predominan en las membranas celulares).
  • Proteínas (colágeno y ácido hialurónico, presente en todos los tejidos).
  • Ácidos nucleicos (toda la información celular).
Los Radicales Libres y su Efecto Sobre el Ojo....

El ojo es una estructura muy especializada y sensible a los radicales libres que, además, se encuentra bajo una permanente e intensa exposición a la luz. Sus características son:

  • Permanente exposición a la luz
  • Metabolismo aeróbico muy atractivo.
  • Muy sensible a los radicales libres.

Al igual que el resto de los tejidos, el ojo también utiliza mecanismos de defensa frente a los radicales libres:

  • Vitamina A, o betacaroteno.
  • Vitamina C, o ácido ascórbico.
  • Vitamina E, o alfatocoferol.
  • Manganeso.
  • Selenio.
Catarata

El cristalino es un tejido transparente, sin aporte de sangre, constituido de proteínas de cuyo estado depende la transparencia del mismo. Se nutre por un proceso de difusión simple.

Se admite que la oxidación de la proteína, inducida primariamente por la exposición a la luz, es causa del desarrollo de catarata.

Para defenderse de los efectos de la oxidación, el cristalino posee los siguientes sistemas enzimáticos: sistema redox del glutatión, la peróxido dismutasa, y la catalasa, así como las proteasas. También tiene micronutrientes como el ácido ascórbico, la vitamina E y la vitamina A.

Existe una relación entre el nivel de micronutrientes y el riesgo de padecer cataratas. Algunos estudios sugieren que los mencionados micronutrientes pueden retrasar la aparición de catarata.

Retinopatía diabética

Es una alteración de la retina en pacientes diabéticos. En éstos se produce un aumento de la producción de radicales libres por autooxidación del exceso de glucosa y de proteínas glucosiladas.

Se ha detectado un aumento de los procesos de peroxidación lipídica en las membranas celulares.

Además coexiste una alteración de las enzimas antioxidantes (catalasa, glutatión peroxidasa, superóxido dismutasa). Estas enzimas antioxidantes no son capaces de funcionar como lo harían en condiciones normales en un paciente sano.

Todo ello conduce al paciente a una situación de desequilibrio oxidativo, que favorece una continua degeneración retiniana (así como de otros tejidos de su organismo).

Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

Es frecuente en la población mayor de 65 años de edad, y puede ser causa de ceguera irreversible. Consiste en la lesión de la mácula, que es especialmente vulnerable a las lesiones por la luz. De este modo, se produce un daño progresivo en los fotorreceptores, con alteración del metabolismo del epitelio pigmentario, e incluso compromiso de los vasos sanguíneos que irrigan a región macular.

Se ha detectado una menor eficiencia del sistema de defensa antioxidante en estos pacientes.

Estudios realizados en EE.UU. han detectado una relación inversamente proporcional entre maculopatía senil y consumo de verduras, hortalizas y frutas. Además, niveles elevados de determinados carotenoides se asocian a un riesgo reducido de maculopatía.

Un comprimido de ASAL al día ayuda a evitar todos estos problemas
al proporcionar las vitaminas / antioxidantes necesarios.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda