Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


Las Aftas Orales volver

Imprimir Enviar a un amigo

El término afta viene del latín aptha y éste del griego áptha que significa úlcera. Usado universalmente para denominar las úlceras dolorosas de la mucosa oral, el término se refiere también a las lesiones ulcerosas aparecidas o producidas en otras mucosas, como la genital. Las aftas son un frecuente y doloroso problema. Se calcula que hasta un 20% de la población presenta aftosis oral recidivante.

Típicamente las aftas verdaderas aparecen en tejido móvil no queratinizado (superficie interna de labios, mucosa bucal y alveolar dentaria, lengua, paladar blando) no en paladar duro ni encías. Son de aspectos blanquecino con reborde eritematoso, bien delimitadas, de forma oval y tamaño variable. Típicamente son lesiones muy dolorosas. Afectan más frecuentemente a adultos jóvenes, existiendo una tendencia familiar. Paradójicamente, el tabaco protege de la aftosis recidivante.

Histológicamente son una perdida de sustancia de la mucosa, con infiltrado mononuclear, existiendo en el centro células necróticas cubiertas de fibrina, lo que confiere el aspecto blanquecino.

Clasificación

Se distingues tres tipos:

1) Forma menor: las más frecuente (80%) menores de 1 cm de diámetro, en número escaso, superficiales. Curan de 7 a diez días sin dejar lesiones cicatriciales.

2) Forma mayor: Aftas gigantes o de Sutton (10%) solitarias y profundas, mayores de 1 cm. Con rodete edematoso. Curan en semanas o meses y suelen dejar como remanente una cicatriz residual.

3) Herpetiformes o miliares: Pequeñas ( de 1 a 3 mm de diámetro) distribuidas en racimos, pudiendo coalescer y formar grandes úlceras de forma irregular. Curan sin cicatriz en menos de dos semanas.

Clínica

Son lesiones muy dolorosas que se presentan como "pápulas" blanquecinas en las mucosas, que se irritan tras el contacto con saliva o con ingesta de alimentos líquidas o sólidos, y no son sangrantes. Los pacientes con aftas verdaderas no suelen presentar otros signos o síntomas sistémicos (fiebre, gastrointestinales, adenopatías.

Una lesión se denomina aftoide cuando presenta características atípicas, bien por su localización, presencia de vesículas, extensión, forma, ausencia de dolor, cicatrización tórpida, presencia de síntomas generales.

Patogénia

Desconocida: Ocasionalmente se demuestran alteraciones de la inmunidad celular local y sistémicas en las respuestas linfocitaria T y B en la aftosis oral recidivante.

Etiología

Múltiples agentes se han propuesto, muchos de ellos no demostrados.

  • Físicos: prótesis dentales mal ajustadas, que podrían desencadenar las aftas por el roce continuado, alteraciones en la dentición, auto mordeduras, las aftas de Vendar en el paladar de lactantes por succión, alimentos calientes.
  • Químicos: Como el laurel, sulfato sódico usado como detergente en pastas dentales, alergias alimentarias, factores hormonales, déficit vitamínicos y de hierro pueden ser otros agentes causales.

La falta de conocimiento etiológico hace que muchas veces el tratamiento sea puramente sintomático, con resolución espontánea, hace la mayoría de las veces innecesaria una mayor aproximación etiológica o diagnostica a esta "enfermedad".

Diagnóstico Diferencial

La aproximación diagnóstica requiere una historia clínica detallada y una exploración minuciosa para clasificar la lesión en afta verdadera o aftoide. Para conseguir diferenciarlas, es muy importante observar su evolución (aguda, crónica o recurrente).

a) Lesiones aftoides crónicas, de cicatrización tórpida (habitualmente más de dos semanas) sugieren cuadros cutáneos como pénfigos; enfermedades sistémicas como el lupus, vasculitis o hemopatías; Causas infecciosas como la sífilis o la tuberculosis y lesiones malignas como el carcinoma espinocelular (generalmente indoloro junto con el chancro) el tipo mayor junto con las herpetiformes son típicas de la infección por VIH, el Crohn y las hemopatías. Aftas o aftoides recidivantes acompañadas de manifestaciones articulares, digestivas, oculares, genitales, etc. Pueden aparecer en el seno de un síndrome de Reiter, Behcet, enfermedad celíaca, Crohn, fiebre mediterránea, infección por VIH. Sin otros hallazgos clínicos conviene destacar herpes simples y fármacos.

b) Por último, aftas agudas, En episodio único sugieren infecciones por herpes simple, la herpangina, enfermedad mano-pie-boca, fármacos y otras gingivoestomatitis agudas generalmente manifestadas como formas menor o herpetiformes.

Fecha última Inserción/Actualización: 30/04/2017

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda