Publicidad
Publicidad - Acceda a nuestra Parafarmacia


Diagnóstico y Tratamiento volver

Imprimir Enviar a un amigo

Diagnostico


El diagnostico de la Halitosis es un tema delicado. Es muy importante para diagnosticar a un paciente con halitosis el realizarle una historia clínica muy detallada que vaya mostrando donde puede estar el posible origen de este problema, y que descarte una halitosis extrabucal, así como una exploración oral minuciosa para desechar posibles patologías de tipo bucodental.

De todas formas, lo que realmente va a demostrar si una persona tiene halitosis o no es olerle el aliento procedente tanto de la boca como de la nariz, lo que se conoce como un estudio organoléptico. Existen varios métodos para realizarlo, siendo los más sencillos el hacer que el individuo cuente en voz alta mientras de le huele el aliento; o hacer que cierre la boca durante unos cuantos segundos y a continuación exhale el aire retenido sobre la nariz del explorador; también se puede proceder a raspar la parte posterior de la lengua con un depresor o una cuchara y oler lo que se recoge. Estos métodos, aunque subjetivos, son muy eficaces.

Si se quiere una prueba más objetiva se puede recurrir a un monitor de sulfuros, que es un aparato que mide los gases del aire exhalado, pero que en cualquier caso nunca puede sustituir completamente a la nariz humana, o a aparatos más avanzados como un cromatógrafo de gases (Niveles de VSC por el Halimeter / similar. Este aparato proporciona una idea sobre la gravedad del problema del individuo y facilita la determinación del tratamiento).

Tratamiento

Una vez realizado un diagnostico adecuado del problema, si éste proviene de una causa extrabucal debe dirigirse al especialista que corresponda. En el caso, más frecuente de que tenga un origen oral se debe determinar si tiene relación con enfermedades u otros factores intrabucales y actuar sobre ellos de la siguiente manera:

  • Eliminar si existen los factores retenidos locales tales como obturaciones desbordantes, mal oclusiones, apiñamientos dentales, prótesis mal adaptada, etc.
  • Evitar la ingesta de alimentos de sabor fuerte o muy especiados.
  • Corregir la dieta procurando disminuir las cantidades de proteínas y aumentar la de glúcidos. Estos últimos al disminuir el pH obstaculizan la producción del mal olor.
  • Mantener unos hábitos de comidas correctos, evitando largos periodos entre ellas.
  • Disminuir o eliminar el consumo de tabaco y bebidas alcohólicas.
  • Aumentar la ingesta de líquidos, especialmente agua.
  • Es fundamental tratar las enfermedades bucales que existan, ya sean caries, gingivitis o periodonitis. Así mismo, una higiene oral correcta es un objetivo importantísimo en el tratamiento de este problema puesto que actúa disminuyendo tanto la cantidad de bacterias del entorno como la disponibilidad de los nutrientes para que éstas provoquen el mal olor. Dentro de esta higiene la limpieza de la lengua es fundamental; ésta se puede lograr con el cepillo o con la aplicación de los llamados raspadores linguales, que son más efectivos por realizar una función de arrastre más amplia al tiempo que producen menos reflejos nauseosos.

En cualquier caso, los métodos mecánicos no son suficientes para resolver el problema de la halitosis, siendo necesario aplicar un tratamiento antibacteriano químico a través de pastas o colutorios. Dentro de este apartado se han utilizado distintos productos:

A) Agentes antimicrobianos tales como la clorhexidina, los aceites esenciales fenólicos, triclosán, compuestos de amonio cuaternario como el cloruro de bencetonio y cloruro de cetilpiridinio.

B) Capaces de convertir las formas volátiles de los cuerpos volátiles de sulfuro en otras no volátiles y por lo tanto menos olorosas. En este punto se pueden citar.

  • El bicarbonato sódico, que produce una disminución del pH.
  • El cloruro de zinc, que no sólo forma compuestos no volátiles a partir de los CVS, sino que también tiene una marcada actividad antimicrobiana, reduce la degradación de elementos celulares en saliva y disminuye la permeabilidad de las membranas al paso de los CVS.

C) Productos que utilizan varios agentes combinados para conseguir distintos objetivos al mismo tiempo. Son los más efectivos a la hora de tratar la halitosis.

La halitosis oral, provocada por la microflora acumulada en la cavidad bucal y principalmente es los tejidos del dorso posterior de la lengua, requiere un cuidado constante.

Por ello, para su tratamiento, es necesaria la asistencia de un profesional; así como un control y mantenimiento a largo plazo.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda