Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


Mamografía volver

Imprimir Enviar a un amigo

1. En que consiste


La mamografía es un método para examinar el seno con rayos X a dosis bajas. Mediante este sencillo procedimiento se pueden localizar tumores y quistes muy pequeños que podrían pasar inadvertidos durante una exploración clínica rutinaria.
En la mamografía se puede distinguir bien un tumor benigno de un tumor canceroso (maligno), aunque el único método fiable para emitir este diagnóstico es la biopsia, que analiza las células de la formación tumoral.

Este breve examen se puede realizar en un ambulatorio o en un consultorio radiológico. En él intervienen el técnico cualificado que realiza la radiografía y el radiólogo que la interpreta.

2. Como se realiza

Durante la mamografía se utilizan planchas de plástico para comprimir la mama, con el objetivo de que la imagen obtenida sea de mejor calidad.

La paciente debe quitarse los collares y cadenas y desnudarse de cintura para arriba. Durante el examen se puede cubrir con una bata abierta. Antes de realizar la mamografía, un médico examina las mamas para detectar cualquier bulto inusual u otra señal sospechosa.

La paciente deberá permanecer de pie o sentada, dependiendo del tipo de aparato utilizado. Se le realiza una radiografia independiente de cada mama. Las mamas se comprimen al máximo entre dos placas de plástico, con el fin de obtener una imagen óptima con una radiación mínima.

A continuación, antes de vestirse, la paciente deberá esperar a que el técnico compruebe que las placas obtenidas son válidas.

¿Resulta desagradable?

La paciente puede experimentar una molestia momentánea cuando la mama queda comprimida entre las planchas de plástico. Con el fin de evitar estos inconvenientes, es mejor realizar la mamografía una semana después de la menstruación, cuando el volumen de los senos disminuye y aumenta su elasticidad.
En cuanto se retiran las planchas de plástico, desaparecen las molestias.

Duración

El examen completo puede durar entre diez y quince minutos. Las mamas de mayor volumen resultan más difíciles de examinar y pueden requerir más de una radiografía.

Tiempo de espera

Algunos consultorios radiológicos proporcionan los resultados en pocos minutos, mientras que otros tardan carios días en analizar las placas y redactar el informe.

3. Complicaciones

Aunque en una mamografía no se produzcan complicaciones inmediatas, la exposición a la radiación siempre implica un riesgo teórico a largo plazo.
No obstante, el nivel de radiación de los aparatos modernos de mamografía es tan bajo que el riesgo es prácticamente inexistente.

En cualquier caso, en mujeres embarazadas no deben realizarse mamografías. Las pacientes embarazadas, o aquellas que crean estarlo, deberán protegerse adecuadamente el abdomen .

4. Advertencias


La mamografía sirve para detectar tumores en un estadío muy precoz, pero no ofrece garantías absolutas.

Existen lesiones que no se reflejan en las mamografías, del mismo modo que algunos tumores en apariencia benignos pueden resultar malignos.

Por tal motivo, la paciente que se somete a una mamografía debe además visitar regularmente a su médico y autoexaminarse las mamas una vez al mes.

Mamografía de un seno normal.

5. Consejos a tener muy en cuenta

Según las recomendaciones de los organismos de prevención del cáncer, todas las mujeres deberían realizarse una mamografía:

  • La primera vez, entre los 35 y los 39 años, como referencia para posibles cambios posteriores.
  • Al menos cada dos años entre los 40 y los 50 años.
  • Una vez al año después de los 50.
  • En edades más jóvenes en el caso de mujeres que hayan tenido un tumor de mama o con predisposición a padecerlo debido a la existencia de antecedentes familiares.
  • En general, no se aconseja la mamografía a mujeres menores de 30 años, ya que su tejido mamario es más denso y la mamografía no da un diagnóstico fiable.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda