Publicidad


Autoexploración de la Mama volver

Imprimir Enviar a un amigo

Estadísticamente, de cada 100 pacientes afectadas de tumores mamarios, el 85 se autodiagnosticaron al percibir, habitualmente mientras se bañaban o duchaban, un nódulo en la mama. Un 10% acudieron por molestias vagas, mastodinia (dolor mamario) ó secreción por el pezón. Sólo un 5% fueron diagnosticadas en la exploración por el médico sin ellas haber notado previamente ninguna patología.

Lo anteriormente expuesto viene a confirmar la importancia clave de la autoexploración mamaria. También se pudo constatar que la demora entre el diagnóstico por la paciente y la revisión por el médico suele ser muy elevada.

Desde aquí sólo pretendemos dar unas nociones básicas de cómo debe ser un autoexamen, para que desde casa la mujer pueda realizarlo con total naturalidad y simpleza.

Hay que dedicar de 10 a 15 minutos cada mes para examinar los senos. El momento idóneo para hacerlo es justo después de menstruar. En la semana previa a la menstruación y durante ella los senos pueden doler y sentirse hinchados, pero esto no es anormal.
Después de la menopausia conviene realizar el examen un día fijo de cada mes.

Al cabo de un tiempo, usted conocerá bien la apariencia normal de sus senos y podrá notar de inmediato cualquier cambio inusual. Algunas mujeres desconfían de su habilidad y por ello prefieren acudir a un ginecólogo cada 6 meses para que él realice el examen, pero a pesar de ello, es recomendable el autoexamen.

La exploración se debe realizar de forma ordenada y sistemática realizando los siguientes pasos en ambas mamas:

1. Primera Inspección

Con los brazos colgando frente a un espejo debe comprobar si existen cambios en el tamaño, la forma ó el aspecto externo.

Igualmente, debe comprobar la existencia a nivel de la piel de hoyuelos, pliegues etc.


2. Segunda Inspección


Realizar las mismas observaciónes que en el paso 1, pero en este caso, con los dos brazos elevados.

3. Autoexploración Mamaria


A. Mitad Interna de la Mama

Cómo ya hemos indicado, el autoexamen debe ser ordenado para que quede bien explorada toda la mama. No debe hacerse demasiada presión, puesto que se trata de una zona sensible, pero si la suficiente para delimitar con la mano la parte de tejido que esté tocando.

En decúbito supino, es decir, tumbada boca arriba, preferentemente en la cama y con una almohada bajo el hombro izquierdo y la mano izquierda bajo la cabeza. Realice palpaciones en el cuadrante superior interno, desde la periferia hasta la areola y el pezón con la cara palmar de los dedos (no con las puntas). Hacerlo de igual forma en cuadrante inferior interno.

B. Mitad Externa de la Mama
Para explorar el cuadrante inferior externo extienda su brazo izquierdo, el que antes se encontraba bajo la cabeza, y siga las mismas pautas que con los cuadrantes internos. Una vez concluido la exploración del inferior, repita la operación con el superior externo.

4. Palpación del hueco axilar


Es tan importante como la palpación de la mama. Es en ésta zona dónde se alojan los ganglios linfáticos que drenan el tejido mamario.

Con la parte interna de los dedos de la mano derecha hacemos un rastreo en el hueco axilar izquierdo. En ésta zona debemos buscar cualquier alteración en la palpación que nos pueda alertar ,desde un nodulito, ó varios, una induración etc.

Cualquier cambio debe ser consultado con el médico.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda